Crisis económica y sostenibilidad del SNS: una oportunidad perdida (1)

Por Joan Barrubés (jbarrubes@antares-consulting.com)

Todo parece indicar que quizá estamos empezando a dejar atrás esta intensa y duradera crisis que empezó en 2008. Cierto es también que muchos expertos alertan que todavía no podemos hablar propiamente de recuperación.

Desde el sector sanitario, desde Antares Consulting empezamos a hablar del concepto de la tres crisis. En primer lugar, existía una crisis económica, traducida en crisis de déficit pública y deuda, generada fuera del sector sanitario, pero con fuerte consecuencias. Pero también debíamos reconocer la coexistencia de una crisis del modelo asistencial, como necesidad de adaptación al cambio en el patrón de envejecimiento y perfil epidemiológico. Y finalmente, advertíamos de una crisis de gobernanza del SNS y de gobierno de las organizaciones sanitarias.

Frente a esta triple crisis, teníamos la esperanza de que esto fuese una oportunidad para reformar e impulsar el SNS. Hoy podemos afirmar, con casi toda seguridad, que hemos perdido el tren.

Para afrontar la primera crisis, la del gasto, las principales medidas adaptadas a nivel estatal han sido la reducción de retribuciones, la reducción del coste de medicamentos, el incremento del copago y la redefinición (o limitación) de la población asegurada. Se ha hablado mucho sobre la pertinencia de estas medidas, a corto y largo plazo. En el fondo, no dejamos de preguntarnos si no deberíamos haber tomado otras medidas más estructurales. Pero lo más frustrante es la sensación de “marcha atrás” ahora que el déficit público empieza entrar en una cierta senda de control y se inicia la recuperación económica

El pasado mes de enero, cuándo debía iniciarse el copago de medicamentos hospitalarios de uso ambulatorio, diversas comunidades autónomas anunciaron que se oponen y que no lo pondrán en marcha. Por otro lado, el Ministerio de Sanidad anunció que los copagos sobre transporte sanitario, prótesis y dietética finalmente no se aplicarán.

Por lo que se refiere a la crisis del gasto, da la sensación de oportunidad perdida. ¿Podemos decir lo mismo sobre las crisis asistencial y de modelo de gobierno? Lo comentamos en próximas entradas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s