Tecnología sanitaria y sostenibilidad ¿Quién dijo caro?

Por Bernardo Ubago (bubago@antares-consulting.com)

COCIR no necesita presentación. Aglutina y representa a casi todo el sector de la imagen, electromedicina y tecnología médica a nivel europeo. Como buena asociación sectorial, su principal misión es velar por los intereses de sus asociados y tratar de influir en todos los agentes del sector sanitario en favor de sus propios miembros.

A pesar de la prevención natural con la que cualquiera se acerca a los documentos, informes, conclusiones y recomendaciones que proceden de una parte con intereses evidentes, y recordemos, legítimos, en aquello que está analizando, lo cierto es que hay que reconocer a COCIR el enfoque global de sus aportaciones.

En el informe del pasado mes de marzo “Fostering Financial Sustainability of Healthcare Systems in Europe” hacen hincapié en aquello por lo que con frecuencia, y con argumentos discutibles, son señalados: la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

Si estamos de acuerdo con su reflexión, el sector es parte de la solución y no del problema en el enorme reto que supone encontrar la manera de dar más y mejores servicios sanitarios a los ciudadanos, satisfaciendo sus necesidades (¿o expectativas?) con unos costes asumibles.

La tecnología disponible no es cara ni barata. No escribiremos nuestros artículos a mano aunque encontremos en el desván una máquina de escribir ya amortizada contablemente. El debate debe centrarse en cómo los actores del sistema, empezando por los proveedores tecnológicos, contribuyen a que sea utilizable en beneficio de los ciudadanos.

Los hospitales serán parte fundamental constituyéndose en el centro de operaciones e información de un sistema integrado en el que el paciente y sus necesidades son el núcleo. Su misión en este ámbito es lograr que los procesos contribuyan a una adecuada utilización de la (mejor) tecnología disponible. Además, deben de ser capaces de adecuar sus peticiones y deseos de disponibilidad de tecnología a sus necesidades reales y objetivas.

El financiador debe encontrar las fórmulas para que sea posible: flexibilidad en la utilización de los recursos y servicios (¿por qué no compartidos?) y una apuesta decidida por los “Managed Services” y las “PPP”.

En esta línea, COCIR explica en su informe siete experiencias europeas a las que señala como “best practices” y de las que anima a aprender. Tres de ellas son de nuestro país.

¿Seremos un ejemplo en soluciones imaginativas para la sostenibilidad del sistema sanitario?

LECTURA RECOMENDADA:

COCIR Report. Fostering Financial Sustainability of Healthcare Systems in Europe. March 2013

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s