Poca esperanza sobre el futuro sistema sanitario. Reflexiones sobre las 85 medidas para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.

Por Joan Barrubés (jbarrubes@antares-consulting.com)

En los últimos días he leído, con expectación primero y decepción posterior, el informe “La Alternativa de los médicos y enfermeros para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud“, elaborado por los Consejos Generales de Colegios Oficiales de Médicos y Enfermeros.

Con expectación porque se trata de un paso adelante necesario por parte de los profesionales del sistema sanitario. El futuro del sistema sanitario no puede abordarse sin su necesaria participación e implicación. Además, el trabajo está bien planteado: un panel de 80 expertos inicial que propone una lista de medidas y luego su evaluación por parte de 4.508 médicos y 2.724 enfermeros.

Pero tampoco puedo negar mi decepción sobre los resultados del proceso de priorización. Si bien es cierto que difícilmente uno podría oponerse a las 20 medidas prioritarias, mi preocupación surge de la lectura de las medidas menos prioritarias. En concreto de las últimas 5, que son las siguientes según el informe:

85

Cuesta entender que, tras diez años de construcción desenfrenada de infraestructuras sanitarias y con un grado de acuerdo importante sobre la existencia de sobreoferta, la medida menos prioritaria sea congelar las nuevas infraestructuras. Puedo entender que no se esté de acuerdo en el horizonte de congelación (quizá 2020 pueda parecer lejano), pero me cuesta aceptar que sea la última medida propuesta por más de 6.000 sanitarios consultados. Tampoco se entiende que los profesionales sanitarios valoren en el puesto 81 la externalización de los servicios sanitarios (hay consenso internacional sobre este tema), o sobre la centralización de los servicios de diagnóstico (una tendencia evidente en todos los países de nuestro entorno). Sorprende también la oposición a cualquier tipo de copago, en este caso sobre la hostelería (número 83). Cierto es que existe literatura sobre los efectos de los copagos sobre las limitaciones al acceso al sistema sanitario, pero ninguno hace referencia al copago por menú. Dejo para el final el comentario de la medida 82, sobre el cambio de régimen del personal. Ahí entiendo que la respuesta esté condicionada por la resistencia al cambio en las condiciones de trabajo. No obstante, es difícilmente compatible el mantenimiento del statu quo con un modelo e instrumentos de desarrollo de recursos humanos que valore y recompense a los mejores profesionales.

En resumen, hoy mi esperanza en el futuro del sistema sanitario es ligeramente menor que antes de la lectura del informe. Si medidas evidentes, que aportan resultados y que están implantándose con éxito en los países de nuestro entorno son las menos valoradas por nuestros profesionales, es previsible un escenario de poca evolución del sistema sanitario.

LECTURA RECOMENDADA:

Médicos y enfermeros presentan una alternativa profesional con 85 propuestas para hacer sostenible el SNS preservando su calidad y todos sus principios y derechos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Poca esperanza sobre el futuro sistema sanitario. Reflexiones sobre las 85 medidas para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.

  1. No puedo estar mas de acuerdo contigo Joan. Especialmente en los puntos de infraestructura y de nuevos modelos para el personal sanitario. En mi opinión no es sostenible un sistema sanitario como el actual por diversos motivos, pero al tratar de buscar soluciones para muchos de ellos se acaba en muchas ocasiones en la imposiblidad de aplicar soluciones lógicas e incluso obvias en el marco actual eminentemente funcionarial.

  2. Joan Barrubés dijo:

    En el fondo, una de las cuestiones no abordadas hasta la fecha es: ¿en qué medida y hasta dónde estamos dispuestos a abandonar la “actual zona de confort” por parte de todos los actores para hacer más sostenible el sistema sanitario?

  3. Me van a disculpar, pero ¿qué es lo que no entienden? El consenso internacional al que hace referencia en relación a los servicios sanitarios, está basado en análisis de resultados o es la opinión de “otros” expertos (sin intereses por supuesto en el sector privado)? En mi humilde experiencia toda externalización de servicios ha tenido como resultado el encarecimiento de los mismos y la disminución de la calidad ( a parte de la habitual adjudicación poco “clara”) dado que no estamos en un mercado amplio y competitivo (en nuestro país son pocas las empresas que pueden cumplir las condiciones de los pliegos para presentarse a los concursos) y por tanto es difícil ante posibles incumplimientos (calidad, subida de tarifas, etc…) cambiar la adjudicación, (aparte de que puede no interesar políticamente). Por otro lado ¿dan por buena una medida porqué es una tendencia en nuestro entorno (centralización de los servicios de diagnóstico)? ¿Dónde están los datos que la refrendan? Y la ineficiencia del copago como medida de sostenibilidad está demostrada ya, ¿hace falta discutir sobre otro tipo de copago?

    Puede que algunos profesionales estén mediatizados a la hora de puntuar aspectos que les afectan directamente. Pero yo particularmente estoy un poco cansada que se nos propongan medidas que carecen de datos que las refrenden o que los que existen dicen totalmente lo contrario, porque “expertos” dicen que es lo conveniente. Parece que en el Reino Unido se ha demostrado ya que algunas de las medidas que se plantean no han sido efectivas en el control del gasto (externalización de servicios incluida).

    • Joan Barrubés dijo:

      Gracias por tu comentario y por animar el debate, pues esta es nuestra intención. En el caso de la externalización de servicios generales, la cuestión no reside tanto en si se favorece al sector privado, sino si una empresa especializada en asistencia sanitaria es capaz de gestionar mejor la limpieza que una empresa especializada en limpieza. Y en esto caso hay pocas dudas y muchos estudios. Sin embargo, comparto contigo una preocupación: las posibles ventajas de externalizar para especializar pueden perderse si el proceso de contratación no se hace bien y no sigue criterios técnicos. Aquí entramos la necesaria mejora en la gestión de la administración pública. Y desgraciadamente, de nuevo el debate no está en hacer una administración pública mejor (mejor contratación, mejor control, mejor evaluación, mejores resultados), sino más barata. Otro error en el que estema.

      Este mismo razonamiento se aplica a compartir servicios diagnósticos entre distintos hospitales (que no necesariamente tiene que hacerse en el sector privado o público). La evidencia es alta. Pero si el proceso se hace mal, se perderán todas las posibles mejoras.

      Finalmente, sobre los copagos, comparto contigo la preocupación sobre sus efectos, y de hecho números estudios lo demuestran. No soy especialmente partidario. Tan solo me pregunto entre todos los copagos posibles (hay 3 o 4 propuestos en el informe) el menos valorado es un copago sobre un menú durante la hospitalización! Se valora mejor el copago por receta (opción 77 valorada) que el copago sobre el menú (opción 83). Ver para creer. Entre otras cosas porque hay muchos estudios sobre el efecto de los copagos de los medicamentos sobre la equidad y la salud, y ningún estudio académico ha mostrado preocupación por un copago por hostelería.

      • He leído tu respuesta, y no puedo más que hacerte algunas preguntas. En primer lugar, ¿me sugieres que un departamento especializado en servicios generales dentro de una institución sanitaria no sabe gestionar su actividad? Porque el departamento de Personal de una institución sanitaria tampoco se dedica a la actividad asistencial, i no estoy equivocada, por tanto sugerirías también su externalización a una empresa especializada para asegurar la buena gestión? Y por cierto, ¿qué es una buena gestión? Te agradeceré que me indiques los estudios que demuestran esta mejor gestión. Y perdóname si te llevo la contraria, pero la cuestión sí que reside en público o privado, porque se utiliza sistemáticamente el cuestionamiento de la correcta gestión en el sector público para defender la “externalización” (privatización) de determinados servicios.

        Y en cuanto a la evidencia de compartir servicios diagnósticos, te agradeceré también las referencias para poder contrastarlo. De todas maneras, me gustaría saber si han considerado todos los factores encarecedores (traslados, tiempos de espera, necesidad de mantener servicios de urgencias descentralizados (que impiden la economía de escala de personal), etc ….) y el posible impacto en la asistencia.

        Por lo que veo estamos de acuerdo en la no oportunidad de los copagos en general, y el hecho de que estén en uno u otro lugar en la lista de priorización es puramente anecdótico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s